¿Por qué no nos llaman después de…?

 

Título harto famoso, harto común (demasiado para mi gusto) pero en fin, aquí estamos para ustedes. Dando una mano amiga en estos momentos de angustia.

¿Por qué no nos llaman después del sexo?

Es increíble la cantidad de mujeres que llegan a espacios virtuales buscando consuelo, buscando respuestas, buscando los porqués, porque no entienden a los nuevos “hombres”.

Algunas veces ya lo conocemos, son amigos lejanos, quizás lo conocimos en una fiesta, una salida, pero sea como fuere, ese chico nos atrajo y decidimos dar el sí en la cama. Así que nos adaptamos a los nuevos tiempos, modernas, desinhibidas, y desplegamos nuestra mejor artillería. Pero lejos de vernos como diosas venerables, pareciera que causamos el efecto contrario. Entonces comenzamos a sentirnos culpables, ya no hay mensajes en el Smartphone, y ese hombre tan interesado en un principio se nos va alejando lentamente… muy lentamente.

Ahora sí recordamos el refrán de la abuelita, las suplicas de nuestras madres en “no darla así nada más”, en que “nos demos a respetar”, que ningún hombre “perdona una limosna”. Pero una, desgastada hasta la médula, insistiendo en que los tiempos han cambiado y que el sexo ya no es un bien valorado en ningún lado, defendemos la libertad, esa libertad conseguida por las tatarabuelitas en su momento.

Sin embargo creo con toda certeza que ésta “sutil” sensación de autonomía sexual no está bien digerida por nuestro amigos los hombres. Ellos continúan con ciertos modelos en su subconciente, con ciertas conductas que los continúan dirigiendo a sus propios modelos de mujer,, de pareja, o lo que sea que busquen para largos plazos. Porque aun con todo su cúmulo sexual interior, sí, ellos también buscan el amor…..pero no siempre.

Un hombre sabe si tendrá una relación con nosotras desde el inicio, a partir de lo que físicamente les guste y lo que dejemos entrever de nuestra personalidad. Tenemos que aceptar que no siempre le gustaremos a todos, y en esto hay que ser crudas y sinceras, pero le podemos servir para otra cosa…y para ellos resulta útil. O mejor dicho, para su fiel servidor eréctil.

 

¿Por qué ya no me llama? ¿Por qué ha desaparecido?

Pues, yo llegué a una muy personal conclusión y me encontré con la definición de Concupiscencia,  que no es más que “el deseo de utilizar a otro ser humano concebido como objeto de placer puramente egoísta”. Hay hombres que sencillamente sólo se preocupan de satisfacer su propio deseo, sin considerar los intereses de la otra persona. Es decir somos consideradas un objeto, sin importar mucho si nuestro nexo con el hombre es fuerte o no (un amigo o un conocido). O si incluso estamos “de acuerdo” con esto (porque también existen mujeres que buscan sólo sexo, egoístamente, de vez en cuando).

Existen hombres imbéciles en la tierra que NO llaman después del sexo. En mi diccionario sexual estos especímenes son malos amantes y pocos caballeros. Y creo firmemente que ninguna mujer debería pasar por esto.

Así que dejo un par de abrazos. Simplemente NO le escriban. Es suficiente con ser ignoradas como para encima darles el placer de vernos sin dignidad. La dignidad, aunque en decadencia, sí debería ser uno de los elementos indispensables de nuestro sistema inmunitario.

Anuncios

2 comentarios sobre “¿Por qué no nos llaman después de…?

  1. ¡Genial entrada! Me gusta cómo te explicas, ¡estaré leyendo tus artículos por aquí!

    Sobre el texto, opino que él no me llamo después del sexo, tanto para chicos como para chicas, es por NO DEJAR CLARAS las cosas desde el primer momento, ¿Quieres sexo? ¡Perfecto! ¡Vamos a derretirnos por alguna cama desierta!
    ¿Estás buscando algo serio? ¡Dilo! Yo te explicare si busco o no algo serio y luego ya decidimos que hacemos.

    El problema es que no se dicen las cosas, se esquivan en favor del momento y dejamos para nuestro yo del futuro que resuelva el problema.

    Al final, lo que nos faltan no son ganas, son ovarios o cojones para decir lo que realmente queremos.

    ¡Un beso!

    Le gusta a 1 persona

    1. Mil gracias por seguir Erótica Lectura. Me agrada que te sientas identificado con el artículo. No te imaginas lo común que resulta este tema, y sí, tal como lo mencionas,todo se resume a falta de comunicación, mayormente. Pero como dice el viejo dicho: “El que no llora, no mama”, me temo que por ahí va la cosa. Abrazos!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s